Alumnos de Publicidad y Relaciones Públicas denuncian la falta de personal docente

Tres cursos del Grado de Publicidad y  Relaciones Públicas se encuentran afectados por la falta de profesores y aún no han recibido clases en este segundo cuatrimestre.

Un grupo de alumnos de Publicidad y  Relaciones Públicas ha denunciado a LA GENERAL la situación en la que se encuentran en el inicio de este segundo cuatrimestre, que consideran que les perjudica para su formación: las clases han comenzado para todos, sin embargo los alumnos de segundo curso en el turno de tarde se han encontrado con que hasta en tres de sus cinco asignaturas no cuentan con docente para impartirlas. Esta situación provoca que todos los días acudan a la facultad para recibir un número reducido de horas, llegando a ser en algunos casos mayor el tiempo de desplazamiento que el que permanecen en clase.

Los alumnos centran sus quejas en dos puntos: la falta de docencia y la comunicación entre ellos y el departamento. El hecho de pagar por una educación que no se imparte está ahí, junto a la preocupación de que esta situación se pueda extender demasiado en el tiempo; esto ha hecho que los estudiantes se planteen llevar sus quejas, de manera formal, ante la UMA.

A pesar que desde el departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad afirman que durante la primera semana lectiva los alumnos fueron informados de la situación –y del proceso necesario para resolverla–, los estudiantes consideran que la información que reciben es insuficiente y en ocasiones contradictoria.

Las asignaturas en las que actualmente cuentan con la docencia completa –que la lista es más corta y acabamos antes– son Derecho de la Publicidad y las Relaciones Públicas, y Técnicas y Herramientas en Relaciones Públicas. Es decir, están a la espera de comenzar a cursar Comunicación, Derechos Humanos e Igualdad; Empresa de Comunicación (únicamente en el caso del grupo reducido 5 no tienen aún docente) y Dirección Estratégica en Publicidad, siendo todas ellas de carácter obligatorio.

El grupo de mañana se encuentra igualmente afectado, ya que la docente que debía impartir Comunicación, Derechos Humanos e Igualdad es la misma para ambos turnos –algo que no sucede en los otros dos casos–, por lo que el curso completo se encuentra actualmente sin clases ni noticias de cuándo comenzarán. Igualmente, alumnos de tercer y cuarto curso han visto como en estos primeros días de segundo cuatrimestre tenían asignaturas que no podían comenzar a impartirse por falta de personal docente.

Uno de los grupos de alumnos afectados por la falta de docentes
Uno de los grupos de alumnos afectados por la falta de docentes

Antonio Castillo, director del departamento al que pertenecer las asignaturas sin docencia, ha confirmado a LA GENERAL que actualmente se ven perjudicados alumnos de segundo, tercero y cuarto curso, si bien dos de los cinco suplentes ya han firmado su contrato y comenzarán a dar clases la próxima semana. Respecto a los restantes, se está siguiendo el trámite habitual y es cuestión de tiempo la contratación. Castillo apunta que la burocracia necesaria para realizar una suplencia en caso de baja médica es tediosa y comprende el malestar de los alumnos, pero no se pueden incumplir los plazos que indica la normativa. Asimismo, Castillo afirmó que “en caso de haber sucedido en el primer cuatrimestre podríamos haber buscado un parche con docentes del segundo”, pero como “todos los profesores están saturados de docencia” y no se les puede exigir que impartan más horas lectivas que las que indica su contrato anual ha provocado la situación en la que se encuentran los alumnos.

La historia se repite

No es la primera vez que ocurre un caso similar al de estos alumnos. No hace falta echar la vista demasiado atrás, y es que en el primer cuatrimestre de este curso, y sin abandonar la Facultad de Comunicación, hay ejemplos de ellos. Los alumnos de varios cursos del Grado de Periodismo se vieron afectados por la baja de varios profesores, siendo el caso más llamativo el de cuarto curso: más de un mes sin docente después de que el titular renunciara –tras el primer día de clase– a una de sus asignaturas, una profesora ‘sustituta’ como parche y la llegada de la que terminaría siendo la docente hasta finalizar la asignatura.

En este caso, no se informó inicialmente de la ausencia del profesor, los alumnos acudían a las aulas con la incertidumbre de si habría clase o no; e incluso llegaron a personarse tras ser informados que tendrían nuevo profesor ese día, aunque tras más de 30 minutos esperando resultó que no era así.

La normativa de contratación, un escollo para todos

Uno de los grandes problemas que afectan a los alumnos se encuentra en el proceso administrativo necesario para contratar a un profesor. El reglamento de contratación dice, literalmente que “las necesidades docentes imprevistas o sobrevenidas se atenderán, preferentemente, mediante la contratación de Profesores Asociados, sin que la duración de estos contratos pueda exceder el Curso Académico”; y si nos centramos en un caso como el que sucede en el Grado en Publicidad y Relaciones Públicas, señala que “cuando se hubiese iniciado el Curso Académico se procederá a su contratación de entre los que figuraran como suplentes, por riguroso orden de puntuación, en el último concurso de Profesores Asociados del Área de Conocimiento o, en su caso, Departamento”.

Es decir, desde la UMA se han de poner en contacto, uno a uno, con los profesores que se encuentran en la lista de suplentes para su contratación. Hasta aquí todo puede parecer normal, el problema llega con los plazos: cada candidato cuenta con tres días hábiles para personarse en el Servicio de Personal Docente e Investigador, ubicado Campus de El Ejido, y proceder a la formalización del correspondiente contrato en la Unidad de Gestión del PDI contratado. Si transcurren los tres días sin que esto suceda se contacta con el siguiente candidato en la lista. Esto provoca que si acepta la persona que se encuentra situada en el sexto puesto de la citada lista, el tiempo desde que se inicia el proceso hasta que el profesor inicia sus clases sea de, al menos, 20 días hábiles –a efectos formales no es hasta el día siguiente de la firma de contrato cuando el contrato entra en vigor–, lo que supone fácilmente un mes con los alumnos sin docencia.

Otro de los puntos que afectan negativamente al alumno es que hasta que no se produce la baja del profesor no se puede iniciar la búsqueda del sustituto. Algo aparentemente lógico y normal, pero que sin embargo en algunos casos debería ser posible. Este mismo curso, en la propia Facultad de Comunicación –y en alguno de los casos concretos que afecta a los alumnos de Publicidad y Relaciones Públicas, según comentan ellos– algunas profesoras quedaron embarazadas y tuvieron que pedir la lógica baja; sin embargo, aunque se sepa con varios meses de antelación que esa baja va a ocurrir, no es posible tener seleccionado al profesor sustituto para que se incorpore al día siguiente de sucederse ésta. Así, los alumnos vuelven a verse afectados y sin docencia durante días o semanas.

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Javi Gallardo

Crecí entre números. Cuando me cansé de calcular comencé a juntar letras. Ahora escribo textos largos para que parezca que sé algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *