Artículo Femenino Singular 1/3: de los orígenes y la polémica Transición

Eran las cuatro y media del pasado lunes, 17 de noviembre. El sol deslumbraba a través de los azulejos del imponente edificio del Rectorado de la UMA, donde organizaba su nuevo encuentro la Fundación Manuel Alcántara. Esta vez, las jornadas se desarrollarían bajo el título de ‘Artículo Femenino Singular: la mujer en la historia del columnismo español’. Tras esperar en la cola, los umeños penetraron en la sala deslizándose por el parqué en busca del sitio idóneo.

Los encuentros de la Fundación, que se han convertido -tal y como resaltó el expresidente de la misma, Teodoro León Gross- en un “punto de referencia”, siguen dejándose la puntualidad para septiembre. Llegaron las cinco, la inauguración debía haberse realizado hacía quince minutos y los micrófonos continuaban apagados. Mientras la mayoría de los asientos estaban ya ocupados, la ‘zona VIP’ seguía huérfana. Pasaron algunos segundos y atravesaron la pasarela -sin excesiva prisa en su caminar- los esperados León Gross y María Angulo, que inauguraban la cita.

Acomodados en sus sillones, los dos presentadores comenzaron los agradecimientos a los patrocinadores. Dichas las clásicas alabanzas a los patronos y otros tantos halagos al cartel que presidía la sala, León Gross expuso que el objetivo en esta ocasión era destacar que “ha habido mujeres esenciales para el columnismo” y -según completó Angulo- “comprobar si los ‘nubarrones’ se han despejado”. Tras la descripción, supervisada desde primera fila por el ‘Maestro’ Alcántara que da apellido a la fundación promotora del acto, se dió el pistoletazo de salida.

La primera fila durante las ponencias. || ISABEL RUIZ

Bajo la moderación de la ya nombrada ex de la Complutense y Duke University, María Angulo, comenzó la primera dosis de artículo femenino. La coordinadora de la mesa, como quien es capaz de ver el futuro, avisaba: “Evitemos el monólogo”. Se preveía una clase magistral de pura historia sobre las protagonistas que daban nombre al título de la misma, De las pioneras a Josefina Carabias: Emilia Pardo Bazán, Carmen de Burgos y Magda Donato. Las previsiones no fueron mal encaminadas: historia, historia y más historia.. Primero, Ángeles Ezama y después Helena Establier nos hablaron de Pardo Bazán y Carmen de Burgos, respectivamente. “Ella está donde esté la noticia”, decía Establier de Carmen de Burgos. En tercer lugar, encendió su micro la profe de la UMA Dolores Ramos con la misión de darnos a conocer sobre Magda Donato, a quien definió como “emblema del periodismo de investigación”. Provocando un doble aviso de Angulo, se pasó a Diezhandino para hablar sobre Josefina Carabias. En la sala se hizo un silencio sepulcral por necesidad con objeto de poder recibir el débil timbre de la ponente. Vencido de sobra el tiempo, se inició un breve espacio para el debate que Angulo cerró con una cita clarificadora: “Son excepcionales, pero no son excepciones”.

Las agujas marcaban las siete en punto y Lorenzo Díaz -uno de los conferenciantes- llamaba a los demás a ocupar su lugar. Con media hora de retraso arrancaba la charla capitaneada por Elena Blanco que cerraría la jornada: Una etapa de expansión: la Transición de 1975. Con la atención que despierta en estos días cualquier aspecto que tenga que ver con ese período, el joven público estaba expectante. Ninguno de los presentes podía imaginarse cómo iba a avanzar el coloquio.

La moderadora inició la charla y cedió el turno a Pepe Oneto, que pareció despertar al escuchar su nombre. El habitual contertulio en Onda Cero estrenó su palabra afirmando en clara clave irónica que le parecía una “provocación hablar hoy de la Transición en la universidad”. Asimismo manifestaba que durante la Transición se forjó “una nueva generación” de prensa y periodistas. Sin necesidad de cortar las intervenciones, el ciclo llegó a Pilar Cernuda que destacó la igualdad de trato a hombres y mujeres, “no había división, estábamos en el mismo proyecto”. También se refirió al momento de la muerte de Franco: “Sentimos miedo”. Cernuda terminó su discurso y dejó todo en manos de Charo Zarzalejos. La periodista vasca buscó convencer desde su pasión de que el periodismo de aquel momento tenía una “épica que hoy no tiene”. Tras Zarzalejos llegó Lorenzo Díaz. Este personaje cambió el rumbo y la intensidad de los monólogos para convertirlos en un caldeado debate.

De derecha a izquierda: Pepe Oneto, Pilar Cernuda, Charo Zarzalejos, Elena Blanco (moderadora), Lorenzo Díaz (el peleón) y Consuelo Álvarez de Toledo hablando del periodismo de la Transición. || ISABEL RUIZ
De derecha a izquierda: Pepe Oneto, Pilar Cernuda, Charo Zarzalejos, Elena Blanco (moderadora), Lorenzo Díaz (el peleón) y Consuelo Álvarez de Toledo hablan del periodismo de la Transición. || ISABEL RUIZ

Polémico desde el primer momento, Díaz no dejó indiferente a nadie. Hizo referencia a la importancia de la radio y la televisión en esa construcción de la democracia y prosiguió comentando la estrecha relación entre políticos y periodistas -aquí empezó la controversia- con alguna que otra metáfora desafortunada. Cesaron los golpes de voz del sociólogo al micrófono para dar paso a los de Consuelo Álvarez de Toledo. “Lorenzo es un provocador nato”, exclamó en su entrada. Intentando no caer en la ingenua ofensa, retomó el hilo de la charla y dejó una de las frases de la jornada: “En la dictadura el periodismo debe ser militante en la defensa de la libertad”. Mientras agasajaba a Pepe Oneto distinguiendo su papel en Cambio 16 a éste le sonó el móvil y el descojone inundó el salón. Ante el mundo paralelo que parecía seguir Oneto bajo su flequillo, optó por retomar la discusión con Díaz, a quien llegó a decir: “Cállate, estoy hablando yo” -provocando de nuevo las risas-. Álvarez de Toledo, casada con un político cercano entonces a Adolfo Suárez, se había dado por aludida con la metáfora ‘malentendida’ de Lorenzo: “Es mucho peor venderse por dinero que venderse por un polvo”, respondió. Eclosionó, así, una discusión de la que Díaz salió vivo gracias a la ironía pacificadora y a la versión humorística de Oneto.

Con el fin de la primera sesión, restan dos más -días 1 y 15 de diciembre- para completar este ciclo de conferencias que traerá a Málaga a Rosa Belmonte, Anabel Díez, Lucía Méndez, Almudena Grandes o Ana Pastor entre otras. La Fundación ya ha celebrado dos encuentros en 2014 –La voz del articulista y Columnismo de opinión– que atrajeron a las grandes figuras de la radio en España y a los mejores columnistas de los últimos tiempos.

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *