Cómo no perderte buscando prácticas en la plataforma ÍCARO

LA GENERAL te trae una guía que te ayudará a sacar un buen rendimiento a la plataforma ÍCARO, seas un alumno en busca de prácticas remuneradas o una empresa que desea ampliar su plantilla con un universitario becado. El portal es bastante intuitivo y fácil de utilizar, pero para lograr el mejor partido posible a las opciones que te brindan siempre hay algún truquillo.

 

Lo primero es responder a una pregunta que muchos se plantean: ¿Qué carajo es eso de ÍCARO? Pues un portal de gestión de prácticas en empresas que desarrolló la Universidad de Almería hace más de una década y ante su buen funcionamiento se extendió por todas las universidades andaluzas, integrando actualmente también a la Universidad Politécnica de Cartagena y la Universidad Autónoma de Madrid. Es decir, que todos los estudiantes de estas universidades pueden utilizar los servicios que presta este programa, y que permite acceder a las ofertas laborales de más de 25 000 empresas en Andalucía, Madrid y Murcia. Eso sí, solo si estudias en la Politécnica de Cartagena podrás acceder a las ofertas murcianas.

Si eres una empresa –en caso de no serlo puedes dejar de leer este párrafo– y quieres poner una oferta para contratar a un universitario bajo el programa ÍCARO, lo primero que debes hacer es acceder a través de la pestaña ‘Acesso Empresa’. Una vez te das de alta, como en cualquier otro portal de internet, en el menú de la parte izquierda de la pantalla podrá ver las opciones que tiene para colocar una oferta en este programa.

Suena bien eso de empezar a trabajar y cobrar un dinerillo mientras estudias, ¿verdad? La siguiente pregunta entonces es… ¿Cómo accedo al portal? Sencillo. Lo primero que debes saber, si eres estudiante, que para poder optar a estos puestos de becarios debes tener superados, al menos, el 50% de los créditos de tu titulación. Vamos, que hasta tercero no te sirve.
Una vez sabes que cumples ese requisito es muy sencillo: entras a la web y te registras en la pestaña ‘Acesso Demandantes’. Cuando tengas el usuario debes rellenar campos como si de un currículum se tratara: datos académicos, datos personales, idiomas y qué nivel dominas, cuáles son tus conocimientos informáticos, experiencia laboral… Nada del otro mundo. Eso sí, una pestaña importante es la de ‘Programas’, y es que en ella seleccionas de qué universidades deseas recibir ofertas y de qué tipo.

En ÍCARO tienes la opción de prácticas de empresa –la opción más utilizada por la mayoría de universitarios, donde las empresas ofertan uno o más puestos de becario, con contratos que habitualmente son de tres meses y 20 horas semanales. Este contrato tiene una remuneración mínima (que casi nunca se supera) de 360€ mensuales. Estos contratos son prorrogables por las empresas, pudiendo estar hasta nueve meses en ella.
Otras opciones a las que te permite adscribirte son las prácticas curriculares; es decir, buscar la empresa en las que hacer las prácticas que tienes en la carrera como asignatura. Agencia de colocación, orientación profesional y autoempleo y creación de empresas son las otras opciones a las que te puedes inscribir.

Igual que cuando creas tu CV buscas darle un toque especial que lo haga único y lo haga más atractivo, en ÍCARO puedes intentar destacar a pesar de ser todo en un mismo formato. ¿Qué puedo hacer para hacer más atractiva mi ficha? Pues existen varias opciones:

Si lo tuyo no es darle a la imaginación, te recomendamos que no se te olvide poner ningún dato que pueda ser interesante. ¿Hiciste un voluntariado y en él desarrollaste algunas habilidades que pueden poner en valor tu candidatura para el puesto? ¡Ponlo! ¿Has hecho prácticas (remuneradas o no) relacionadas con tu titulación? Pues no sé a qué esperas para ponerlo, pero además intenta detallar el puesto concreto y las labores que desarrollaste. ¡Ah! Y no olvides enumerar los programas informáticos que dominas. El ser experto en un programa de diseño o saber hacer presentaciones puede ser la llave hacia una entrevista de trabajo.
¿Le echas cara a las cosas y eres creativo? Pues entonces tu opción alternativa al CV tradicional es complementarlo con un VídeoCurriculum. Deja fluir a tu imaginación, sin pasarse tampoco, y véndete delante de la cámara. Eso sí, solo tienes un minuto.

Un consejo para evitar que te llamen de entrevistas para trabajos que no puedes realizar: en la pestaña ‘Otros datos’ selecciona tu disponibilidad. Si tienes clase todas las mañanas seleccionado solo de tardes, y si ÍCARO funciona bien –que ya os decimos que en ese aspecto concreto falla alguna vez– evitarás ir a una entrevista, y que tras 20 minutos, cuando estás ilusionado porque todo va bien, te digan que el horario es de 9 a 14h. En este mismo apartado aparecen opciones como trabajar de comercial o hacerlo fuera de España. Delimita tus opciones reales.

¡Oye! Que ya tengo todo eso relleno… ¿Ahora qué? ¿Elijo ofertas? ¿Me llaman las empresas directamente?

Bien, una vez tienes toda la información en la plataforma (también puedes hacerlo antes, pero no es recomendable) y estás inscrito en uno o más programas te aparecerán el número de ofertas disponibles que se adecuen a tus estudios y programa en cuestión. Puedes seleccionar una oferta, leer en detalle qué piden y si decides que te interesa pinchas en inscribirte. Si todo va bien y cumples los requisitos que solicita la empresa, la universidad le transmitirá tus datos. Una vez finalice el plazo de la oferta, si la empresa considera tu perfil interesante te llamarán para una entrevista personal.

Si algo no te ha quedado claro o quieres ver alguno de los pasos con imágenes y ejemplos, lo mejor es que te descargues el PDF de ayuda que tiene colgado el propio portal.

Desde LA GENERAL os aseguramos que el proceso de selección funciona, y os invitamos a utilizar el portal si buscáis prácticas. El sueldo no suele ser gran cosa, pero mejor que trabajar gratis es. Si tienes cualquier duda o comentario, por favor, no dudes en escribirnos en esta misma entrada, por mail o a través de redes sociales. Si podemos ayudar, encantados de contestar.

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Javi Gallardo

Crecí entre números. Cuando me cansé de calcular comencé a juntar letras. Ahora escribo textos largos para que parezca que sé algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *