Crónica Universitaria, el periódico gratuito que cuesta 65 000 euros anuales a la UMA

Nada en esta vida es gratis, aunque al usuario pueda suponer un gasto cero. Los ‘periódicos gratuitos’ no son una excepción, y el Crónica Universitaria, suplemento que edita Diario Sur de forma semanal, se produce gracias al pago que la UMA realiza desde hace siete cursos al periódico de mayor tirada de la capital.

Los periódicos gratuitos, incluido el Crónica, se amontonan en el hall de las facultades. El interés por parte de los umeños es bajo, y al concluir las semanas los ejemplares de este suplemento de Diario Sur continúan apilados donde fueron colocados el lunes antes de terminar, con suerte, en el contenedor de reciclaje.

La clave de los periódicos gratuitos es la publicidad, a través de ella se financian y es lo que les permite subsistir. El Crónica Universitaria, sin embargo, es diferente. La UMA y Diario Sur llegaron a un acuerdo hace casi una década, por el cual la Universidad de Málaga realizaría un pago anual al periódico para que éstos llevaran a cabo un “suplemento semanal destinado a informar a sus lectores de las distintas actividades que se producen en el ámbito universitario” –según recoge, literalmente, el convenio firmado en 2009 y al que ha tenido acceso LA GENERAL–, un acuerdo por tiempo indefinido y que continuará vigente mientras no se informe de lo contrario antes del inicio de los dos últimos meses de curso académico.

La UMA firmó este convenio con una doble intención, según se deduce del escrito: por un lado la creación de un suplemento en el periódico de mayor tirada de la provincia, en el que se informaría de “las actividades que desde el rectorado se considere de interés general y, que bajo el criterio informativo de la dirección de redacción de Diario Sur, puedan ser incorporadas al contenido del suplemento”, es decir publicitarse; y por otro el conseguir plazas para prácticas profesionales de alumnos de la universidad, ya que el escrito recoge que el periódico será realizado por alumnos universitarios becados por la propia empresa.

Esta mano de obra supone un coste de 360€ por estudiante contratado y mes, ya que el alumno pasa a engrosar la nómina de periódico a través de un contrato Ícaro, y la remuneración que recibe es la mínima estipulada en este programa. Además, los umeños contratados no trabajan solo en el Crónica Universitaria, por lo que Diario Sur consigue un flujo continuado de becarios a precio de saldo.

Anexo del convenio firmado en 2009
Anexo del convenio firmado en 2009

El coste que supone el suplemento Crónica Universitaria a la UMA asciende a 65 000 euros (más IVA, que eleva la cifra a 78 650 euros) por cada uno de los años que se imprima –el acuerdo lleva vigente desde octubre de 2009, por lo que la Universidad de Málaga ha desembolsado, hasta el momento más de medio millón de euros para la publicación del mismo–. El convenio recoge otros puntos en su anexo (que se puede encontrar fácilmente en Google) como el reparto de 4 375 ejemplares de Diario Sur cada semana a la universidad, periódicos entregados a la UMA con la mitad del coste de venta al público, es decir, más de dos mil euros semanales que a lo largo de cada curso académico son casi 80 000 euros, y algo más de medio millón euros desde que se pusiera en marcha; por tanto, el cumplimiento por ambas partes del convenio ha costado, hasta el momento, más de un millón de euros a la Universidad de Málaga.

El umeño medio consume poca prensa, es un hecho, y ni siquiera el recibir un periódico sin coste provoca su lectura. Pero, ¿es toda la culpa del (no) lector? Son varios los estudiantes consultados que han coincidido en su ‘diagnóstico’: el problema del Crónica Universitaria reside en el fondo. La UMA busca transmitir una información y utiliza como medio este periódico, pero el receptor en potencia busca consumir otro tipo de contenido –y generalmente por otras vías, ya que el grueso de los universitarios actuales son nativos digitales y devoradores de contenido online–, por lo que la comunicación no existe.

¿Servirá de algo conocer que el Crónica Universitaria lo pagamos todos los contribuyentes, con dinero público, para aumentar su lectura, o seguirán terminando amontonados durante semanas?

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Javi Gallardo

Crecí entre números. Cuando me cansé de calcular comencé a juntar letras. Ahora escribo textos largos para que parezca que sé algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *