Erasmus en Bruselas: en alerta máxima y desamparados por la UMA

El pasado sábado 21, la capital de Bélgica amaneció en estado de alerta máximo (nivel 4 de 4) por el “riesgo inminente” de atentados terroristas similares a los de París. Bruselas, centro político de la Unión Europea, quedaba sitiada. El ejército en las calles, las estaciones de metro cerradas… y los alumnos Erasmus de la UMA atrincherados en sus casas.

Es lo último que te esperas cuando comienzas tu estancia Erasmus. Vienes preparado para divertirte, reír, llorar o salir de tu zona de confort, no para pasear entre tanques y militares. El miedo a salir no se contempla en el Learning Agreement. Una situación delicada tanto para alumnos como familias.

Militares en Rue Neuve || The Guardian
Militares en Rue Neuve || The Guardian

Lucía Hernando, estudiante de Traducción e Interpretación en el Institut Libre Marie Haps, es irónica al respecto: “Nos encontramos en el mejor lugar de Europa visto el panorama”. Ella, como otros Erasmus umeños, están viviendo este estado de sitio con bastante incredulidad. “La ciudad ha cambiado”, afirma. “Cuando sucedió lo de París, aquí la situación se vivió un poco más intensamente debido a la cercanía” –las capitales se encuentran a poco menos de 3 horas de coche–, pero aún así se mantenía “cierta estabilidad”. Sin embargo, tras el decreto de alerta máxima por parte del primer ministro belga Charles Michel la situación ha variado. “He pasado de ser más precavida a no poder evitar plantearte que en cualquier momento te pueden sacar un arma y dispararte”. “Personalmente, llevo tres días prácticamente que solo salgo de casa para comprar las cuatro cosas que me hacen falta para comer ese día”. 

Ángela Luque, también futura traductora e intérprete pero en el ISTI –Institut Supérieur de Traducteurs et Interprètes–, comparte esa inquietud. “Llevo dos días encerrada en casa […] y menos mal que tengo bastante comida”. No obstante, sí se encuentra algo más segura. “Tengo algo de suerte, vivo en Uccle (zona sur de Bruselas) y todos los problemas están pasando en el centro o en el norte de la ciudad”. “Por eso no estoy tan asustada, pero no pienso pisar el centro en un tiempo”. Si bien ella se queda en la capital belga por el momento, otros Erasmus han decidido no aguantar más y volver por un tiempo a casa. Es el caso de Ana Barrera, Inmaculada García o Andrea Rodríguez, estudiantes de Publicidad y Periodismo en el Institut des Hautes Etudes des Communications Sociales. Según afirman, la inseguridad les ha llevado a adelantar el retorno a Málaga por Navidad. Han declinado hacer otras declaraciones.

Mañana día 25, la alarma de nivel 4 se mantiene, pero las escuelas y universidades abrirán tras este stand-by. A pesar de este cierre, no han cejado en su comunicación con los alumnos. “En la web van poniendo las recomendaciones y las noticias, por ejemplo hoy (por el lunes 23) ha permanecido todo cerrado y aunque en las noticias han dicho ya que mañana no habrá clase, ellos tienen que ponerlo también por ahí para que todos estemos al corriente” [sic], cuenta Ángela. “La verdad es que te informan bien y te aconsejan que no pierdas los nervios pero que seas prudente”. Lucía tiene una visión más reticente de la reapertura: “Lo único que saco de conclusión es que quieren que los ciudadanos sientan que han vuelto a la normalidad. Pero, para mí, la realidad es otra: llevan una semana y media dando palos de ciego, deteniendo a ‘posibles sospechosos’ para dejarlos en libertad tras unas pocas horas, ya que no creo que realmente sepan a quién están buscando ni a cuántos…”.

Galerie de la Reine || The Guardian
Galerie de la Reine || The Guardian

Melania Pérez esperaba con ganas la llegada del segundo cuatrimestre para mudarse a la capital belga. Pero ahora todo está un poco en el aire. “A día de hoy pienso ir, pero depende de cómo evolucione, porque si la cosa sigue así me lo replantearé”.

Ninguna de ellas ha tenido noticias de su centro de origen, la Universidad de Málaga, y se sienten un poco contrariadas por ello. “Me parece que deberían haber mandado, al menos, un correo a cada estudiante que esté realizando su Erasmus en Bruselas, ya por una cuestión de moralidad y de interés en sus alumnos. Para asegurarse de que todo va bien por allí o si tienen alguna necesidad. En ese sentido, me siento decepcionada con la UMA y un poco abandonada a nuestra suerte aquí”, se sincera Lucía. A Ángela no le ha terminado de extrañar, porque “ya sé cómo es la UMA y el poco interés que pone en el alumnado, pero la verdad que podrían haber preguntado a sus alumnos qué tal e intentar calmarlos”.

Desde LA GENERAL hemos hablado con la oficina de Relaciones Internacionales. Según explica Ricardo

Sede de Relaciones Internacionales en la UMA || uma.es
Sede de Relaciones Internacionales en la UMA || uma.es

del Milagro, Jefe de Servicio, se pusieron en contacto con los alumnos de París, y no con los estudiantes de Bruselas y otros sitios,  porque “no ha ocurrido nada”. En caso de que sí sucediera algo más, se llevaría a cabo el mismo protocolo que con los alumnos de la capital del Sena que hayan decidido volver a casa. Estas directrices, dirigidas por el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE), regirán la actuación de los estudiantes perjudicados por no cumplir con las condiciones del Contrato Erasmus, ya que aún no ha terminado el plazo mínimo de 3 meses de estancia. Mientras tanto, los militares seguirán en la Grand Place.

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Marta Espartero

Soy un zóon politikón en toda regla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *