Jose Frías, de “DJ de pueblo” umeño a pinchar en Los Álamos Beach Fest

Hoy comienza la primera edición de Los Álamos Beach Festival, donde sonará lo más actual de la electrónica internacional, latino y música gay. El cartel cuenta, además de con Dimitri Vegas & Like Mike, Nicky Romero, Osmani García o Nancys Rubias, con JoseFríasDJ. Él es el ganador del concurso de deejays organizado por el festival. José Antonio Frías Onieva (Rute, Córdoba, 1995) es, además, estudiante de Periodismo en la UMA.
Jose Frías, DJ y estudiante de la UMA
Jose Frías, DJ y estudiante de la UMA

¿Cómo empezaste como DJ?

El empezar a pinchar fue un proceso lento. Al principio lo típico, como la gran mayoría de muchachos con 10-12 años, me descargo el Virtual DJ y empiezo a ‘trastearlo’. Empiezo a jugar con él, a meter las canciones que me gustaban…

¿Cuáles?

Si te soy sincero, ya ni me acuerdo. Ya como siguiente paso, supe qué era realmente Virtual DJ con el programa Tonterías las Justas, con los discos de DJ Valdi. Aprendí qué era una mezcla, qué era pinchar –o al menos, de forma básica–. Esa música fue la primera con la que yo realmente conseguí hacer una mezcla que sonase bien. Este tipo de música fue con la que empecé a pinchar. El siguiente salto fue con la primera opción que me dieron de pinchar en un sitio de cara al público. Por suerte, tengo un gran amigo al que siempre le ha gustado el tema de sonido, mesas de mezclas… En ese aspecto estaba muy involucrado, lo tenía cubierto. Incluso en Navidad, en algunas fiestas… pinchábamos para los amigos.

A esas alturas ya contabas con tu primera mesa de mezclas, ¿no?

Claro. Al principio era solo Virtual DJ: portátil y ratón, muy rudimentario todo. Ya después, viendo que era una cosa que me gustaba y que era una herramienta útil para las fiestas con mis amigos, me compré mi primera mesa con 14-15 años.

Con esta mesa ya conseguí pinchar en un pub de mi pueblo, Rute, y esa primera fiesta fue todo un éxito. Era algo impresionante, porque éramos chavales de 16 años y llenamos un pub sin haber pinchado nunca antes, la mayoría de gente sin conocernos… Vaya, impresionante. Lo mejor de todo no fue que lo llenamos, fue que sorprendimos a la gente que vino a vernos. En este tiempo yo pinchaba con este amigo que te comentaba, pero el dúo se acabó rápidamente y me quedé yo solo. A mi amigo le gustaba más el tema del sonido y yo preferí la parte musical.

Una ruptura profesional.

Exacto. A día de hoy seguimos siendo grandes amigos, ¿eh? (Risas).

¿Cómo fue la siguiente vez que actuaste?

De la primera a la segunda vez que pinché hubo como 8 o 9 meses de diferencia. ¿El motivo? Fíjate tú qué cosa: en aquel momento ni me imaginaba el pinchar más allá de un mero hobby, así que el dueño del pub me llamó dos o tres veces más y le dije que no por el simple hecho de tener un examen. Cosa que ahora jamás haría, se puede llevar una cosa con la otra sin problemas (risas).

¿Qué música pinchabas en aquella época?

Latino y electrolatino sobre todo. De ahí no salía. De hecho, la electrónica en aquel tiempo no había, digamos, explotado. En ese tiempo era una electrónica muy rudimentaria, estaba empezando por así decirlo, y obvia decir que en un pueblo ni se conoce. Esos sonidos no habían llegado. También ponía clásicos del reggaeton, como yo digo (risas).

Frías en una imagen promocional
Frías en una imagen promocional

¿Los siguientes bolos vinieron seguidos, u otra vez espaciados en el tiempo?

Sí, seguidos. Ahí digamos que ya fue correr, correr, correr. Fui pinchando, la gente me fue conociendo cada vez más, les fue gustando cada vez más cómo pinchaba… Ya no solo me avisaban de ese pub, sino que me llamaban de otros pubs de la zona. Luego vinieron pubs de fuera de Rute.

¿El primer bolo fuera de tu pueblo qué tal fue?

Creo que fue en Cuevas de San Marcos un Halloween. Después vino Iznájar.

¿Y el primer bolo grande?

A ver… Es que también, el objetivo que yo tenía cuando empecé a pinchar –y esto lo compartimos la mayoría de DJ’s de pueblo, al fin de cuentas no soy más que un DJ de pueblo– es pinchar en tu feria, la feria de tu pueblo. Es lo más grande que te puede pasar, al menos para mí en aquel tiempo. Y lo conseguí. Tenía 18 recién cumplidos en ese mismo mes, mayo de 2013. Aunque es cierto que esa feria fue un horror.

¿Por qué?

Fue un horror, no ya por mí –mi trabajo considero que lo hice bien y cumplí, la gente quedó contenta con la música– sino porque, en fin, ya sabemos cómo son los pueblos. Hubo uno que se le fue la cabeza y destrozó la caseta entera. De hecho, el último día de feria ni pinché siquiera porque la caseta estaba destrozada. Fue un auténtico horror, y fue mi primer gran bolo (risas).

¿Y la actuación que más ilusión te ha hecho, quitando la de hoy en Los Álamos?

Hay dos. Una el año pasado, en un pub de mi pueblo que organizó un festival. Le iban muy bien las cosas a ese pub y montó un festival grande, que llamó Vívelo Festival, como el pub. Trajo a Les Castizos y, para mí, compartir cartel con ellos fue lo más grande. La otra que no puedo olvidar fue una fiesta que llamé Rave, aunque de rave tenía poco. Dices ‘ravey la gente puede pensar fiesta pastillera, hardcore… No, no era de ese rollo. Era simplemente electrónica, que ya considero que está bastante implantada e hice una fiesta exclusivamente electrónica en noviembre del año pasado y me hizo mucha ilusión.

En tu página web y perfil de Soundcloud podemos encontrar sesiones de estilos muy diversos: desde unas llamadas Salseo, hasta Electrolatino, pasando por la electrónica más clásica. ¿Qué géneros son los que más te motivan a la hora de pinchar?

Intento llevarlo todo para adelante. Allí en mi pueblo sigo pinchando latino y salseo como has mencionado porque es lo que la gente demanda y por lo que la gran mayoría me conoce, pero mi pasión es la electrónica. Me veo casi obligado a llevar las dos cosas a la vez. Ahora vendrá la pregunta ‘¿llegará un momento en que dejes de pinchar latino?’ Pues oye, si me puedo ganar la vida pinchando exclusivamente electrónica, obviamente sí, pero a día de hoy como me la gano es pinchando latino, así que ambas cosas para adelante. Y ambas cosas me gustan, a fin de cuentas. La electrónica me pierde, pero no tengo ningún problema en reconocer que hay temas de latino que me gustan, y no pasa nada por ello (risas). La variedad musical es fantástica, en cada estilo hay algo de lo que se puede aprender.

¿Cómo conociste el concurso de DJ de Los Álamos?

Al gestionar una página web sobre la actualidad del mundo de la electrónica, Mainstage Magazine, tuvimos que escribir un artículo informando sobre el concurso. Me leí las bases y me gustó mucho el hecho de que las votaciones no iban por Facebook como la mayoría. No era “Regístrate en Facebook, regístrate en tal página y vota por mí”, sino que iba por reproducciones: la suma de las reproducciones que tuvieses en Youtube y en SoundCloud, y eso me llamaba la atención. Además de que ese es el mayor problema que le veo a los concursos a través de Facebook: o no tiene compatibilidad con el móvil y entonces no entra, o cuando tienes que autorizar a Facebook a acceder a tus datos no lo autorizas y no votas. Entonces eso lo vi bastante fácil y me dije “este sí me gusta”. Y así me presenté.

Frías probando sonido en el escenario de Los Álamos Beach Fest || Mainstage Magazine
Frías probando sonido en el escenario de Los Álamos Beach Fest || Mainstage Magazine

En la sesión que subiste había temas muy distintos. Algunos muy actuales, otros más clásicos… ¿Por qué?

Yo intenté hacer una sesión con la que me sintiese cómodo, que sonase moderna, con sonidos modernos y la vez fuese variada. Que tocase todos los estilos que yo creo que ahora mismo están en auge en el EDM: future house al principio, electrohouse  y progressive house en la mitad de la sesión y al final unos temas trap. Quise mezclarlo todo un poco.

¿Cómo te enteraste de que habías ganado?

Estaba yo de festival aquí en Torre del Mar con unos amigos, de vacaciones, y me llama mi compañero de página web. “Jose, ¡que has ganado el concurso!” y yo, que estaba desayunando en ese preciso momento, no me lo creía. No paraba de decirle que no se quedara conmigo, que no. Además fue de casualidad, en el festival estaba totalmente desentendido del móvil y me pilló con la mochila en las manos y escuché la vibración. Ya aterricé y me encontré un mensaje de la organización diciéndome que enhorabuena, que les había gustado la selección de temas y la presencia y publicidad del concurso en RRSS. Que por eso me dijo que me merecía ganar y premiarme con pinchar en el festival. (Breve silencio) Impresionante. Jamás se me olvidará.

¿Qué sientes al pensar que en un par de horas compartirás escenario con Albert Neve o Nicky Romero?

Sinceramente, en este momento todavía no soy consciente. Fui más consciente cuando llegué del festival, fui a mi casa, me senté delante de mi mesa de mezclas y mi portátil y me dije “tengo que preparar un set para este viernes de cuarenta y cinco minutos para pinchar en el escenario principal”. Fíjate que a mí, más que los DJ’s con los que comparto cartel, lo que más me impone a mí es el escenario.

Desde la organización se ha explicado que será un escenario tipo Tomorrowland, que va a ser un árbol con ramas cambiantes y muchos efectos especiales.

Tuve oportunidad de ver el escenario esta semana y me quedé impresionado de lo alto que es. Es muy grande, muy muy grande. En serio. Un escenario muy impresionante. No es el típico escenario cuadrado que se monta en la gran mayoría de festivales nacionales. Está muy bien montado y eso me impone a mí mucho.

¿Qué vamos a escuchar esta tarde?

Una sesión adaptada a la hora a la que pincho, las seis de la tarde, apertura de puertas del festival. Una especie de warm-up a lo que viene después. Me explico: una sesión en su gran mayoría de future house y que cada vez va a sonar más electrónica y más sonido electrohouse al final de la sesión. Lo voy a dejar justo ahí, no va a llegar a sonar muy fuerte pero va a ir subiendo poco a poco, progresivamente, la sesión. Future house y electrohouse.

(Esta charla se produjo antes del set de JoseFríasDJ a las 18 horas).

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Marta Espartero

Soy un zóon politikón en toda regla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *