Las nuevas gradas de Comunicación, un filón para los voyeurs

El baño masculino queda a la vista de todo el que se sitúa en la grada superior, y muchos aprovechan para echar una miradita.

La reforma del espacio común de la facultad supuso una reinvención del mismo, aunque había unas gradas que la gente no veía que tuvieran un uso claro. “Si te sientas en la grada superior ocupas con los pies el escalón de debajo, así que no se puede sentar nadie”, declaraba el compañero Eustaquio. Parecía un espacio mal utilizado, pero con el paso de las semanas los alumnos han sabido encontrar cómo disfrutar de estas gradas, y nunca mejor dicho.

La nota que nos puso en alerta
La nota que nos puso en alerta

Una nota anónima llegó a la redacción de LA GENERAL la pasada semana, alertando de un hecho aparentemente insólito y que hizo despertar nuestra curiosidad. Debíamos comprobar qué había de verdad detrás de aquellas frases. Pusimos por tanto a la mitad de la plantilla a realizar labores de investigación. Aquel “la gente espía (sin tilde) en el baño desde las gradas” merecía ser investigado.

Al parecer todo comenzó con un comentario de un alumno (para guardar su anonimato diremos que se llama Marc, es argentino y aficionado del River Plate –datos ficticios–) en Twitter: “En el pasado algunos nos distraíamos viendo culos pasearse mientras hacíamos trabajos en grupo, ahora lo haremos desde las gradas”. Y vaya si era verdad.

En las últimas semanas han sido constantes las escenas de umeños, un tanto mirones, asomados a la ventana del baño masculino, que queda a plena vista si se utiliza el graderío recientemente instalado.

El mirón mirado
El mirón mirado

Clementino Alecio ha sido uno de los alumnos que ha visto interrumpida su micción con un sobresalto al alzar la vista. “Estaba con el tema entre las manos, bueno en una na’más, y cuando levanté la cabeza vi a dos o tres personas que me estaban mirando por la ventanita. Me cortaron to’l rollo”. No pudo reconocer a nadie, y por supuesto al salir –siempre tras lavarse las manos, o eso dice– no había nadie allí. La cuestión es que no es un caso aislado, y desde LA GENERAL hemos podido comprobar que umeños y umeñas tratan de saciar su curiosidad gracias al nuevo espacio de Comunicación, con decenas de casos de gente que afirma sentirse espiada, y cada día son más.

¿Harán algo para poner solución desde el equipo decanal? ¿Seguiremos viendo estas situaciones día sí, día también? Sea como fuere, los vouyeurs umeños lo disfrutan.

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Javi Gallardo

Crecí entre números. Cuando me cansé de calcular comencé a juntar letras. Ahora escribo textos largos para que parezca que sé algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *