Los alumnos de Económicas solucionan el conflicto con el profesor que olvidó su examen

El pasado 29 de enero los alumnos de cuarto año de Económicas se quedaron esperando su examen de Seguridad Social por un despiste del profesor que imparte la asignatura al que se le olvidó acudir a la cita. Tras la falta de acuerdo entre los 13 alumnos afectados y el departamento de la asignatura y una gran repercusión de los hechos, tienen ya una solución. LA GENERAL ha entrevistado a los alumnos afectados y al decano de la Facultad para que nos cuenten cómo han vivido todo el proceso.

Como ya te contamos hace unas semanas, 13 alumnos de la Facultad de Ciencias Económicas no pudieron realizar su examen de Seguridad Social, ya que el docente de la asignatura se olvidó del test y no acudió a la cita con los alumnos.

Tras una queja colectiva el mismo día del examen, los alumnos propusieron un trabajo que les permitiese evaluar sus conocimientos como alternativa al examen. El departamento se negó y ante la falta de acuerdo entre este y los alumnos y la repercusión que tuvieron los hechos, el asunto pasó a manos de la Comisión de Ordenación Académica (COA), en la que están representados alumnos y profesores.

Desde este momento, la COA fue la encargada de citarse con los alumnos y atender sus reclamaciones para ponerlas en común con el departamento de la asignatura. Durante esas reuniones, parte de los alumnos denuncian un trato desafiante por parte de los representantes al no dejarles tomar partido a la hora de decidir cuál sería el proceso de evaluación. Los alumnos reclaman durante todo el proceso la presencia del profesor afectado. En la última reunión con ellos se acordaron tres fechas distintas, espaciadas en el tiempo, para la realización del examen, así como la posibilidad de cambiar la matrícula de la asignatura en cuestión por otra que quisiesen cursar durante el segundo cuatrimestre. Una decisión a la que finalmente no se opusieron.

Eugenio José Luque Domínguez, decano de la Facultad de Económicas, ha reiterado en una entrevista para LA GENERAL su intención de resolver el conflicto “desde el primer momento”. Luque Domínguez  insiste en que el olvido del profesor es muy reprobable y en que los alumnos han contado en todo el proceso con el apoyo de la administración.  Sin embargo, en un primer momento, quiso evitar que los alumnos se aprovechasen de esa situación para huir de ser evaluados. Respecto a su papel en el conflicto, el decano insiste en que “la COA es sólo el intermediario entre el departamento y los alumnos, no quise parecer desafiante, quise atajar la situación cuanto antes por el bien de todos”, y añade: “En la reunión no contamos con la presencia del profesor para evitar un enfrentamiento directo con los alumnos tras lo sucedido. No era necesario”, argumenta.

Luque Domínguez señala, por otro lado, que el verdadero problema radica en la falta de un reglamento específico ante casos así: “La Universidad de Málaga no contempla sanciones por la falta de un profesor, así como tampoco la contempla por la falta reiterada de un alumno. Un docente también puede faltar a clase dos semanas sin que le pase nada. Afortunadamente estas cosas no suelen pasar, aunque habrían que regularlas todas”.

Ni un aprobado en el examen alternativo

El pasado lunes 14 de marzo tuvo lugar la última de las tres convocatorias propuestas como solución. De los 9 alumnos que se presentaron a las pruebas ninguno de ellos ha conseguido el aprobado. El siguiente paso será entonces la convocatoria en septiembre. Desde LA GENERAL confiamos en que para entonces no se vuelva a repetir ningún percance.

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *