Ni un día más sin rector

José Ángel Narváez y Ernesto Pimentel se disputan hoy el puesto que tanto ansían ambos. El rector en funciones parte con ventaja al haber cosechado el mejor porcentaje de votos (43%) en los últimos comicios. Un correo del equipo de De Aguilera solicitaba el voto a Pimentel.
Texto elaborado por Javier Gallardo y Borja Díez

Ya lo decían en el Severo Ochoa el día antes de las elecciones. “Sin palomitas, la gente no se ha sentido atraída para votar por anticipado”. Algunos asistieron a las salas, preparadas y engalanadas para la fiesta de la democracia—una semana más— al grito de: “¡Impugno la mesa!”. La razón de su asalto, al que solo le faltaba una pistola y un par de tiros al aire, era la ausencia de papeletas de Adelaida de la Calle. Una broma que alivió la rutina de la mesa electoral, “jodida una semana más”.

El día evolucionó con algún que otro problema: a Fabián Robles no le dejaron ejercer su derecho al voto porque no aparecía en el censo, actualizado hace 20 días. “He tenido algunos problemas con los créditos, quizá se deba a eso”, aseguraba el estudiante de Informática.

Uno de los interventores de Pimentel confesaba que los comicios los afrontaban con ilusión y con ganas de conseguir el ansiado Rectorado. Para lograrlo, la candidatura del catedrático de Lenguajes y Sistemas informáticos deberá contar con los votos de la gente que apoyó a De Aguilera. Este auxilio del doctor en Comunicación Audiovisual se hizo oficial a través de un correo enviado por parte de su equipo a algunos alumnos, pidiendo un trasvase de votos en esta segunda vuelta al rival de Narváez. “Es una decisión individual que tomaron alguno de los miembros del equipo de la candidatura de Aguilera.”, justificó el propio Pimentel.

Los datos de participación a las 13:30 confirmaron la bajada en la participación en esta segunda vuelta. Según adelanta el diario Aula Magna, las facultades donde más alumnos ejercieron su derecho al voto fueron Informática (15.4%) y Bellas Artes (11.72%), empatada con Medicina. Casualmente, los dos feudos de los candidatos. Derecho es la facultad donde menos gente ha metido la papeleta en la urna, solo un 1.8%, seguida de Educación (2.7%) y Económicas (3.8%).

Pimentel ve necesario el voto del alumnado “para darle la vuelta a la situación”

El candidato más joven acudió a votar a la misma hora de la semana pasada. Justo en el momento de introducir el sobre, se acordó de que no llevaba el DNI encima. Su voto quedaba en el aire, como una gran parte del alumnado que no acudió a la sala de Juntas. Volvió a su despacho y encontró su carné de identidad.

Pimentel asegura que esta última semana, en la que no ha podido hacer campaña, “ha sido tranquilita y nos ha permitido estar tranquilos para analizar la situación”. Eso sí, estar quieto y sin hacer nada ha propiciado que aumente “la incertidumbre”.

El antiguo director de la ETSI ve “necesaria” la participación de los estudiantes “para darle la vuelta a la situación” de inferioridad que parte con respecto a su rival. Pimentel ha confesado que esta semana se encontró con el decano de Fisiología y “mostramos la situación de nervios e incertidumbre de lo que pasará”. “Tenemos una relación estrecha”, manifestó.

A pesar de decir que no le importaría ayudar a quien encabece el proyecto de la UMA “porque tenemos que trabajar por lo mejor”, Pimentel se ha mostrado tajante y ha negado que aceptara entrar en un Rectorado dirigido por Narváez.

Narváez: “ Me preocupa la participación”

La mañana en Medicina fue como la lluvia en época de monzón en el sudeste asiático, igual caía una tromba de estudiantes sobre el Decanato, donde se debía ejercer el voto, o no había ni rastro de quienes estaban llamados a elegir al nuevo rector de la UMA. Narváez llegó minutos más tarde de las 10:30, momento que coincidía con la mayor afluencia de alumnos para ejercer su derecho a voto, y lo que provocó que tuviera que esperar hasta más de las 11 para introducir la papeleta en la urna.

El rector en funciones no ha entrado a valorar si era mejor enfrentarse a Ernesto Pimentel o Miguel De Aguilera y afirma en esta segunda vuelta “muchos alumnos y profesores no votan por cansancio”. “Hemos intentado convencer a la comunidad universitaria que nuestro proyecto y nuestro equipo era el mejor. Hoy las urnas decidirán”, aseguró el veterano en la política universitaria que ya atesora más de 10 años en el máximo órgano de gobierno de la UMA.

Sobre el trasvase de votos de De Aguilera, Narváez se ha mostrado indiferente y ha afirmado que no está seguro de que “los alumnos que votaran por Aguilera vayan a votar por nosotros o por Pimentel”.

Se acabaron los meses de rector en funciones. A partir de esta noche, la Universidad de Málaga tendrá a su presidente, a su secretario general y a su comandante. La era de De la Calle llegó a su fin y sabremos si la nueva etapa vendrá encabezada por uno de los suyos o un novato en esto de la política universitaria. Alea iacta est.

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *