Oda a los carteles en la UMA

La Universidad sufre problemas con el concepto del tiempo. Las pancartas que se encuentran en diversos puntos del campus no son retiradas una vez que el evento que se anuncia tiene lugar, provocando la confusión en la comunidad universitaria.

Fancine, elecciones al nuevo rector, Noche Europea de los Investigadores, felicitaciones a los nuevos graduados/as… son algunos de los eventos o temáticas que han ocupado los lugares más visibles para los alumnos en el campus. Pero hay algo que los hace especiales, y es la permanencia de los mismos. Ésta estaría justificada por los siglos de los siglos si no fuera porque las actividades que se anuncian ya han tenido lugar hace meses, e incluso un año.

¿Cuál es el motivo de esta dejadez? Gracias a los documentos confidenciales de la UMA filtrados por alguien (no vamos a decir quién es porque pasamos de poner las fuentes) y a los que LA GENERAL ha tenido acceso, se comprueba que hay una clara voluntad por parte de la Universidad de cambiar la concepción del tiempo para que los carteles se actualicen lo menos posible, con el objetivo de molestar menos al personal que se encarga de ello. Por eesto, un mes pasará a tener 800 días.

Cartel que anuncia un evento con fecha 30/09/2016.
Cartel que anuncia un evento con fecha 30/09/2016.

Sin embargo, entre los estudiantes ya hay varias teorías que tratan de explicar el porqué de la tardanza en la retirada de los carteles. Las más comentadas son las siguientes:

  • Los encargados de cambiar los carteles se encuentran en las nuevas gradas de CCCOM echando el rato.
  • Los encargados de cambiar los carteles se niegan a que unos hipotéticos carteles de Romeo Santos, sobre un posible próximo concierto en Málaga, lleguen al campus. “Con ello evitaríamos posibles congregaciones de jóvenes frente al cartel para adorar al cantante”, apuntó uno de ellos.
  • El reloj de José Aelito Narvaz lleva unos meses sin pila y por ello éste se niega a permitir el cambio de los carteles “porque el tiempo se ha parado hasta que mi reloj vuelva a funcionar, ¿okkk?”.

Este medio, por su parte, pudo recoger el testimonio de María, estudiante de 18º grado de Medicina en la UMA: “Por culpa del cartel de la Noche Europea de los Investigadores me creo que siempre estamos en septiembre, y por eso dejé de ir a clase, porque ya no sé en qué mes vivo”, aseguró la estudiante. “Desde entonces los profesores no paran de enviarme correos preguntándome que por qué no acudo a la Facultad. Estamos en febrero me dicen, y yo ya no sé qué mes es realmente, ya no me fío de nadie”.

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *