Palomitas, cruces de declaraciones y papeletas en la fiesta de la democracia de la UMA

El 26 de noviembre, día marcado en el calendario para los que conforman la UMA, ha llegado. Docentes, alumnos y trabajadores ejercen su derecho a voto para elegir quien será el encargado de gobernar la Universidad de Málaga. Ernesto Pimentel, Miguel de Aguilera y José Ángel Narváez se juegan su futuro político-universitario en las facultades que pretenden dirigir. Las urnas, que abrieron a las 10:00, están previstas que se mantengan hasta las siete de la tarde.

Derecho: Ganó la Justicia, ganó la democracia

Es una de las grandes y nunca decepciona. La Facultad de Derecho fue testigo de un goteo constante de alumnos y profesores decididos a votar. 10:30 y 11:30 fueron las horas punta en las que se produjo una aglomeración mayor de personas esperando a introducir el sobre en la urna, coincidiendo con los huecos entre clase y clase.

Entre horas, rara vez se quedó la mesa vacía. Siempre hubo al menos dos o tres estudiantes interesados. Eso sí, no faltó el clásico “Illo, ¿esto qué es? ¿aquí que regalan? Jajajaja” cada cinco minutos, aunque la intención es lo que cuenta. No mucha tuvieron otros tantos que preguntaban directamente a la mesa electoral y se marchaban aturdidos: “¿Rectoqué?”.

A pesar de esto, en la mesa electoral afirmaban satisfechos con la participación estudiantil y, sobre todo, con la del PDI: “El año pasado, a estas horas (11:30), había muchísimos menos votos”. Se mostraban ambiciosos, además, entre risas, afirmaron que “estaremos satisfechos cuando vote el 100% “.

Medicina: Votos al son de Narváez

Borja
Medicina, en su momento fulgurante de afluencia.

Algunos alumnos casi madrugaron más que las urnas. Es el feudo de los futuros médicos y médicas, territorio donde el rector en funciones se lleva la palma de popularidad. María García se muestra enfadada por el hecho de que solo uno de los tres candidatos haya asistido a la facultad para exponer su tesis “y de la forma en que lo hizo”.

Narváez llegó temprano a votar. Cómodo y rodeado de compañeros, depositó su papelito en la urna. Tras su marcha, apareció un arreón de alumnos que formó una cola colosal: en torno a 300 alumnos en cerca de media hora.

Isabel Viciano, docente de Medicina, declara con timidez que “me encantaría que saliera Narváez”. El porqué es fácil: un rector de su facultad no olvidaría a los suyos y estaría más pendiente.

Víctor Bravo es un rara avis entre los suyos. Ha votado a De Aguilera porque buscaba “el cambio” y cree que “las cosas están como están por Narváez”.

Previsiblemente y aún con el decanato abierto para votar, el rector en funciones arrasará en su bastión. Su victoria pasa por aquí.

Salud: Las urnas causan impresión y desconcierto entre los alumnos

Los dominios de la Universidad de Málaga se extienden hasta la Ampliación. En  Ciencias de la Salud, el último centro de este desierto encontramos una mesa electoral en la que han votado más estudiantes que profesores y personal de administración y servicios. “Muchos lo hicieron durante los días de voto anticipado” comenta el presidente de mesa.

Amando
Un alumno deposita su voto.

Cinco estudiantes de primer año acuden a votar y afirman que vienen por iniciativa propia “ya que nos han estado mandando correitos”. Alrededor de la joven cafetería de Salud, Abraham Rando y Daniel Casero (tercero de Terapia Ocupacional) comentan que no saben qué pasa hoy en la UMA: ¿algo de los carteles?, eso cree Daniel. Ambos comentan que no han votado porque esto va a seguir igual salga quien salga y preguntan hasta qué hora pueden hacerlo. Alejandro Maldonado (presidente de AETOM) les anima a votar antes de las 7. “¡Venga, lo mismo nos acercamos a votar al Pimentel ese esta tarde!” Añade Abraham.

Comunicación: De Aguilera marcha sobre ruedas

Algo más de una decena de alumnos se agolpaban frente al Aula 12A minutos antes de que se abrieran las urnas. Fue el momento de mayor afluencia de votantes a lo largo de la jornada matinal. El goteo de estudiantes contó con bastantes épocas de sequía.

Uno de los interventores se quejó de la falta de confidencialidad del voto, ya que las papeletas estaban a la vista de todos. 30 minutos más tarde, unos biombos de la cafetería paliaron las quejas. De Aguilera hizo acto de presencia a las 10.30 durante 5 minutos para saludar, regresando una hora más tarde para ejercer su voto.

La falta de información y las confusiones en el color del sobre y papeleta fueron lo más habitual en una jornada saldada sin incidentes.

DSC_0025
En Comunicación se votaba en el aula 12A // Irene Requena

 Turismo: Los votos se congregan sin pena ni gloria

Pablocho
Los estudiantes esperan su turno pacientemente.

Una veintena de alumnos se congregaban en torno a las 11:30 de la mañana frente a la sala de reuniones de la Facultad de Turismo, habilitada hoy para acoger la mesa electoral: “Nos hemos encontrado con alumnos esperando a votar a las 10 de la mañana”, nos aseguran los organizadores. Dos representantes de la candidaturas de Miguel de Aguilera y Jose Ángel Narvéz respectivamente reciben a los alumnos a las puertas del aula informando amablemente “de lo que pasa hoy”. De la candidatura de Pimentel ni rastro. Un goteo constante de estudiantes pasean por la sala más para curiosear que para ejercer su derecho al voto. “¿Dónde vas con el DNI en la mano?”, se escucha a uno de ellos, “¿para qué dices que se vota?”, se pregunta otro. Al cabo de 15 minutos tras el cambio de clase, la sala  permanece vacía, al igual que la mayor parte de las urnas.   

Industriales: Ni participación, ni ambiente electoral

Lusy
En Industriales no se formó cola

A las 11:00 de la mañana la Facultad de Ingeniería de la UMA se encontraba con bastante ambiente en cuanto a estudiantes se refiere, no así el aula de la segunda planta donde se encontraban las mesas electorales.
Un alumno, sin saber exactamente dónde se encontraba el aula para votar, se acercó expectante a la sala para finalmente ejercer su voto. En cuanto a la propaganda electoral, cabe destacar que no había carteles con los candidatos a rector.

Informática: Las elecciones provocan revuelo entre el alumnado

Bastante afluencia de votantes en la Escuela Superior de Ingenierías Informáticas esta mañana, donde un flujo constante de personas han acudido a su cita en las urnas. Ibrahím Ginés, vocal de la mesa electoral, asegura que “la participación este año parece ir bien, lo que pasa es que hay que contar con los votos anticipados del lunes y el martes”.

Numerosos carteles guiaban a los estudiantes al salón de actos, donde estaba ubicada la mesa electoral. Votaban y se iban, satisfechos con haber cumplido su deber como estudiantes.

La mayoría de las conversaciones giraban en torno a Pimentel, natural de esta escuela. En la puerta se ha podido escuchar como alguien le preguntaba a su amigo por un tal Narváez, que también se presentaba a rector. “No sé tío, yo voto al colegui, al Pimentel”, responde el otro. Habrá que esperar a ver si todos los votantes se han regido por la cercanía o han usado otros criterios a la hora de elegir, tanto aquí como en el resto de facultades

Telecomunicaciónes: Ni un atisbo electoral

A diferencia de su vecina Informática, Teleco no tenía colgado ningún cartel informativo señalando dónde votar. Varios estudiantes han aparecido en la mesa de Informática con la intención de votar, descubriendo después que tenían que subir dos plantas para ejercer su derecho, en la sala de juntas de la escuela.

Afluencia casi constante de votantes, aunque con una densidad moderada.

Ciencias: El PAS y el PDI acompañan a los estudiantes

Aquí no solo se conjuraban estudiantes, también trabajadores del PAS y del PDI. A simple vista, en la gran cola ante las urnas hay pocos estudiantes.

Noemí, estudiante de Biología y miembro del Consejo de Estudiantes cree que las elecciones “son útiles ya que nosotros, como representantes de estudiantes, tratamos con él directamente y nos conviene elegir a una persona abierta al diálogo y que dé más voz a los estudiantes“.

Evos
Los trabajadores eclipsaron a los alumnos en la fila de espera.

La gran mayoría de alumnos defiende su derecho a voto ya que el rector les afecta de forma directa. Enrique y Samuel, estudiantes de cuarto curso de Ciencias Ambientales, afirman que los alumnos de cursos superiores están más interesados en el proceso electoral. Este desinterés, comentan, puede deberse a la falta de información

La desinformación reina entre los alumnos. Muchos demandan un contacto más directo con los posibles rectores, con más debates o charlas en horarios más acertados. Susana Velasco (miembro del equipo de Ernesto Pimentel) añade que estas iniciativas “no se hacen en las horas adecuadas, ya que coinciden con el horario de clases de los estudiantes y es difícil que falten a una clase o una práctica para ir a una charla“.

Daniel, presidente del Consejo de Estudiantes de esta facultad, siente que el sector estudiantil va a ser clave. Acerca del valor del voto de los estudiantes en estas elecciones (25%), asegura que ·la participación de los alumnos es muy baja en comparación con la de otros sectores, y que es un porcentaje muy respetable, ya que aunque solo votará un 1% de los alumnos seguiríamos contando con ese 25% del total”.

Muchos estudiantes confiesan a quién han votado. La mayoría se decantan por Ernesto Pimentel, ya que lo consideran el  más cercano con el alumnado. Sus propuestas, aseguran, son las más realistas (aunque no esperan que las cumpla todas) y consideran que es bueno dar un aire nuevo al rectorado.

Psicología y Educación: Crónica de un pucherazo anunciado

La mañana empezó de lo más calmada. Apenas unos umeños se acercaron a las urnas nada más ser abiertas. Unos nos comentaba que no votarían porque no conocía a los candidatos. Los más despistados no sabían que había elecciones y otros iban directos a votar. Entre este último grupo nos hemos encontrado con alumnos a los que les habían ‘dado un empujoncito’, compañeros o profesores, para que se acercaran a votar a un candidato en concreto.

Merinos
En Educación, un interventor se fue de la lengua.

Justo antes de que se formara un caos en el pequeño pasillo, Aniceto Murillo, jefe de prensa de Pimentel,  destacaba la buena organización de ambas mesas y aseguró que afrontaba la jornada con entusiasmo y positivismo: “no sé cual será el resultado final, ahora, cómo ha ido la cosa a lo largo campaña, no cabe duda…  ha sido totalmente diferente a las otras”.

Entre votos y declaraciones, un apoderado de Miguel de Aguilera, el profesor Juan José Leiva, se acercaba a alumnos a preguntarles por su voto: “¿Habréis votado a Aguilera, no?” Con una actitud más típica de tu colega que de tu profesor.

Acto seguido, una integrante del CEUMA, que estaba en el pasillo controlando las posibles irregularidades o problemas que surgieran confirmó que “si eso es verdad, es ilegal”. Influir, persuadir, o incitar a la votación de cualquier candidato es ilegítimo.

Mientras, el alumnado y profesorado seguían votando sin saber lo ocurrido, oíamos como alumnos de ambas facultades bromeaban sobre su desconocimiento de los candidatos. “-Illo, ¿vas a votar? -¿pa’ qué, hermano?”, “Yo en verdad, no sé a quién votar, dime ¿a quién vas a votar tú?”.

Una alumna de Educación Infantil, que no ha querido identificarse, declaró que votaba “a Narváez porque ha sido el único que ha mantenido el contacto con los alumnos”.

El señor Leiva volvió al acecho de presas para mendigar más votos para Aguilera. Esta vez, bajo la atenta mirada de la chica de CEUMA, que fue a comunicárselo a las mesas electorales. El primer aviso ante las acciones ilícitas del profesor llegó: “A la próxima, se cancelan las mesas electorales de Educación y Psicología” comentaba el presidente de la mesa de Educación.

La mayoría de alumnos coincidían en lo que más debería cambiar son los precios del metro y el WiFi, ya que consideran que acceder a él en muchas ocasiones es complicado.

Marta, Silvia y Alejandro, estudiantes de segundo de Psicología piensan que la UMA necesita cambios, uno de los que nos comentaban es la falta de material que hay para el alumnado. “No me pueden mandar un trabajo con material que no tengo ni la facultad me proporciona” se quejaba el chico. “También deberían replantearse el tema prácticas, los de medicina desde primero tienen la posibilidad de ir a un hospital, estamos hartos de hacer test” aseguraban los tres.

Letras: La expectación no se tradujo en votos

La sala donde se encuentra situada la mesa electoral en la Facultad de Filosofía y Letras está al lado del despacho del decano, por lo que aquí no hay ninguna confusión, todos los que se acercan lo hacen con el propósito de ejercer su derecho al voto. Lo cual no quiere decir que todos sepan que hoy es día de votación. Jorge y Pablo están en los pasillos exteriores de la Facultad charlando (aparentemente) sobre la sufrida victoria del Madrid en Ucrania. Preguntados sobre su intención de ir a votar en este solemne día, responden: “pensábamos que era ayer”. María es el caso opuesto a ellos, llegó equivocadamente media hora antes de que abrieran las urnas, cuando todavía ni se había constituido la mesa electoral.

La jornada discurrió tranquila, con algo de más afluencia de alumnos al principio de la mañana. El presidente de la mesa y decano de la facultad, el doctor Sebastián Fernández López, tiene la impresión de que los comicios “van a ser reñidos”, atendiendo a la asistencia de alumnos a cada una de las ponencias de los candidatos en el campus. Lamenta sin embargo, la “poca intervención de los alumnos” durante las charlas informativas que se han celebrado en la facultad. “Tengo dos vicedecanas, una que va con Miguel de Aguilera y otra con José Ángel Narváez, pero yo no me he posicionado públicamente por ninguno de los candidatos, creo que no debo hacerlo dada la posición en la que me encuentro”, zanjaba el decano.

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *