Somos frágiles

El pasado sábado 14 de Noviembre, cientos de personas y un servidor disfrutamos de Zahara en directo tras lo sucedido en París. La mezcla de sentimientos me ha llevado a escribir una crónica que en realidad no es una crónica sobre todo lo sucedido. 
Fotografías realizadas por Juankar Gibson.

Somos frágiles, dice Zahara.

Tan sólo unas horas más tarde de que el mundo entero demostrase una enorme debilidad, anestesiados aún por la atrocidad de los atentados parisinos, estábamos citados en un refugio sonoro tan parecido como distinto a aquella sala del bulevar Voltaire en la que se mezcló a destiempo la música con el horror. Vestida de negro riguroso, Zahara surgía de entre las sombras para inaugurar el recital. “Como diría Charlie Hebdo, hoy no rezaremos por París. Le dedicaremos música, diversión, besos, vida, y champagne”. Y arrancó, con ojos brillantes y una tímida sonrisa, un viaje por la más celestial de sus etapas bajo la atenta mirada de sus padres que contemplaban desde arriba la función.

La artista desgranó canción a canción Santa, un intrépido álbum producido bajo su propio sello discográfico. Arropada con una banda excepcional, no se olvidó tampoco de algunas de sus viejas reliquias, necesarias en la parte más pausada de la velada. Una vez desecha la pena, Zahara dedicó el resto del concierto a moverse por el escenario con ese modo suyo tan particular de revolotear, hechizando a los allí presentes. Bailó, y nos hizo bailar, recordando aquella noche en la que la protagonista en cuestión sintió su propia caída libre. Cuando las tablas se le quedaron pequeñas, bajó del escenario y se mezcló con el gentío, cascabel en mano, coreando los acordes de una banda, permítanme que insista, en estado de gracia. Tras el éxtasis final, Zeta agarró su guitarra y nos regaló pinceladas de otros de sus temas, mezcladas con Radiohead y Los Ronaldos. Voz angelical a capella para cerrar uno de los bolos más emotivos de su expedición.

Y de nuevo el mismo pensamiento. Somos frágiles.

Sí, puede que seamos frágiles, débiles ante un fanatismo que nos viene grande a muchos.
Pero también somos fuertes.
Con la energía suficiente para tocar a John Lennon a las puertas del lugar de la masacre.
Con el ánimo intacto para entonar un himno justo cuando pretendan callarnos.
Somos frágiles, dice Zahara.
Pero tanta brutalidad no acabará con nosotros. (Y esto también lo dice ella).
Amén.

JUANKAR GIBSON

Si te gusta, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Un comentario sobre “Somos frágiles

  • el 16 noviembre, 2015 a las 19:59
    Permalink

    Genial la crónica, fue una noche increíble, y super orgullosa de esas fotos tan bonitas que hizo mi amigo Juankar! Os felicito.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *